lunes, 17 de diciembre de 2012

CONCLUSIONES DR. LUIS SANANES


CONCLUSIONES DR. LUIS SANANES
Sobrepeso y obesidad. ¿Una afección carencial por deficiencia múltiple de micronutrientes?

*Dr. Luis Sananes

Bibliografía del autor:
Alimentación Fisiológica. Dr. Luis Sananes. 
Buenos Aires, Distal, Febrero 2006. ISBN: 987-502-028-1

Secretos Claves y Recetas de Alimentación Fisiológica. Dr. Luis Sananes. Lic. Gisela Stuhldreher. Buenos Aires, AKADIA Editora. Octubre 2008 ISBN: 978-987.570-072-7

Alimentación Fisiológica. Livraria Medica Paulista Editora. Sao Paulo. Brasil. 2009. ISBN: 978-85-99305-40-9

*Director del Programa Alimentación Fisiológica. *Director de la Clínica de Cirugía Plástica y Medicina Estética, Mendoza, Argentina. *Fundador y Presidente del Capítulo Argentino de la Asociación Hispanoamericana de Nutrición Alternativa, Ortomolecular y Antienvejecimiento (AHANAOA). *Miembro Fundador del Colegio Latinoamericano de Medicina de Longevidad. Monterrey, México. *Presidente de la Asociación Internacional de Instructores de Alimentación Fisiológica. *Docente del Departamento de Medicina Quirúrgica. F.C.M. Facultad de Ciencias Médicas. U.N.C. Universidad Nacional de Cuyo. Mendoza. Argentina. 

Objetivo del estudio:
Proponer a la comunidad científica una hipótesis sobre las posibles causas de la epidemia de sobrepeso y obesidad.

Creemos que el sobrepeso y la obesidad pueden ser un estado carencial ocasionado por una deficiencia crónica de micronutrientes, debido al uso de alimentos refinados e industrializados.

Los alimentos refinados y sus derivados, son concentrados de alto valor calórico aunque de muy escaso valor nutritivo; ya que en los procesos de refinación e industrialización son despojados de la mayoría de sus componentes nutritivos no calóricos.

Estos alimentos son sabrosos, baratos y abundantes.

Pero son adictivos. Por esa razón son apetecidos compulsivamente por las personas que los usan regularmente.

El consumo regular de estos alimentos “modernos” se hace en detrimento de los alimentos naturales e integrales, que deberíamos consumir en forma habitual.

Esta hipótesis fue comunicada durante el 1º Congreso Internacional Multidisciplinario sobre avances en Nutrición Ortomolecular, realizado en Mendoza los días 23 y 24 de Abril de 2010.

Introducción:
Se acepta comúnmente que el sobrepeso y la obesidad son una afección crónica por sobrealimentación con exceso de aporte calórico y se prescriben dietas restrictivas para bajar de peso.

La hipótesis “obesidad como afección carencial” nos propone ver al sobrepeso y a la obesidad y a sus consecuencias metabólicas como expresiones clínicas o como etapas de un estado carencial por deficiencia múltiple de micronutrientes.

Desde la aparición de los alimentos refinados, en la era industrial, los alimentos que ingerimos carecen -casi por completo- de micronutrientes no calóricos: vitaminas, minerales, oligoelementos, fitonutrientes y componentes bioactivos.

Ingerimos principalmente macronutrientes: proteínas, carbohidratos y grasas que son los componentes calóricos de los alimentos y casi nada de sus componentes nutritivos no calóricos.

Por esto la alimentación moderna produce individuos malnutridos… pero con exceso de peso…

En los procesos de refinación e industrialización se aprovechan los macronutrientes y se desechan los micronutrientes…

El organismo -en un intento desesperado por aumentar su capacidad para captar y almacenar los micronutrientes que necesita y que son escasos en la dieta - aumenta el tamaño del “órgano adiposo”; de la misma manera que la tiroides crece para incrementar su capacidad de captar el yodo cuando este es escaso.

Si la carencia de yodo (un solo micronutriente) provoca el crecimiento de la glándula tiroides (produciendo la enfermedad conocida como bocio); no debemos extrañarnos de que la carencia de múltiples micronutrientes produzca el crecimiento del “órgano graso” para tratar de “compensar” una situación multicarencial.

La hiperfagia compensadora conlleva un incremento en el aporte calórico que se traduce en mayor almacenamiento de grasa. Y el efecto adictivo de los refinados no hace más que empeorar la situación de sobrealimentación; garantizando la persistencia del sobrepeso tanto en individuos como en comunidades…

Según esta hipótesis, el sobrepeso y la obesidad serían una enfermedad multicarencial por deficiencia de micronutrientes provocada por un error cultural… la refinación e industrialización de los alimentos. Tal vez este sea el error más grave que la humanidad haya cometido en su propio perjuicio.

A lo anterior, se agregan las distorsiones producidas -en más- por los excesos, propios de la alimentación civilizada; y las distorsiones -en menos- debidas a las dietas restrictivas que se adoptan universalmente para tratar de contrarrestar -infructuosamente- el aumento de peso debido a los mencionados excesos. Algunas veces estas distorsiones llevan al desarrollo de graves trastornos alimentarios -en más o en menos- como son la bulimia, la anorexia y otros síndromes relacionados.

Estado de la epidemia.
Según la O.M.S. la epidemia de sobrepeso y obesidad que actualmente padecemos… producirá más enfermedad, muertes y gastos médicos que ninguna otra pandemia en la historia de la humanidad.

La epidemia nos afecta (directa o indirectamente) a todos. Pero en la época de la medicina basada en la evidencia… no hay evidencia de buenos tratamientos y la mayor evidencia es que “el camino elegido por la medicina hasta hoy, está perdiendo la batalla a una velocidad escalofriante”.

Ha llegado el momento de repensar juntos la nutrición y de rediseñar los tratamientos para bajar de peso.

Necesitamos:
Un análisis de la situación.
Repensar la epidemia sobre la base de nuevos paradigmas.
Proponer soluciones novedosas y creativas.
Darlas a conocer a los científicos y al público en general.

Análisis de la situación:
La epidemia de sobrepeso y obesidad tiene entonces… 3 causas concurrentes: excesos, dietas y refinados…
Los excesos, son conductas aprendidas, propias de la alimentación civilizada.
Las dietas, también son conductas aprendidas, que utilizamos para contrarrestar el sobrepeso producido por los excesos … y
Los alimentos refinados, que son sabrosos, baratos, abundantes, concentrados, hipercalóricos y adictivos.

Los excesos, producen aumento de peso por sobre-aporte calórico.

Las dietas, producen adelgazamiento transitorio, pero ocasionan compulsión que lleva a excesos, que producen recuperación del peso, que produce culpa, que lleva a buscar una nueva dieta… creando un círculo vicioso.

Los alimentos refinados, son: sabrosos, baratos y abundantes. Además, son concentrados, hipercalóricos, y adictivos. Pero lo más grave es que carecen de micronutrientes. Y los refinados como la glucosa son proinflamatorios…

El uso habitual de alimentos refinados provoca: aumento de peso por el exceso de calorías que contienen en pequeños volúmenes; produce ingesta compulsiva porque son adictivos, y produce aumento de tamaño del “órgano graso” que se hipertrofia e hiperplasia, en un intento por adaptarse a la carencia de micronutrientes.

Hipótesis de tratamiento…

En estos términos, para la prevención y tratamiento del sobrepeso y la obesidad deberíamos: evitar los excesos, las dietas y los refinados; comer sólo por hambre, sólo alimentos naturales y solo hasta la saciedad -fisiológicamente - como ya sabíamos hacer cuando nacimos… en vez de comer “civilizadamente”…como nos enseñaron nuestros padres: sin hambre, cualquier tipo de alimentos y hasta la plenitud.

Propuestas para enfrentar la epidemia de sobrepeso y obesidad

Para enfrentar la epidemia de sobrepeso y obesidad creemos necesario considerar ideas innovadoras; que serán -con toda razón- motivo de controversia.

Las propuestas que imaginamos como efectivas para enfrentar la epidemia, deberán estar más cerca de las formas de “alimentación natural” que de las modalidades civilizadas…que creemos son la causa de la pandemia.

Todos deberíamos interesarnos y todos los que pudiéramos comprometernos en la búsqueda de una solución, deberíamos hacer algo... por el bien de nuestros hijos y nietos. Y debemos hacerlo pronto; porque la epidemia no va a ceder por si misma…

Ha llegado el momento de pasar del eterno análisis de las consecuencias estéticas, anatómicas, endocrinas y metabólicas, psicológicas y sociales –producidas por la alimentación civilizada- para pasar a la síntesis y a la acción. O sea… a considerar propuestas para enfrentar la epidemia… que seguramente estarán basadas en nuevas y revolucionarias tendencias…


¿La solución del problema u otra dieta más?

PRIMERO:
Alimentación a demanda:
Para evitar los excesos y las dietas, deberíamos “retornar” a una alimentación basada en el manejo del hambre y la saciedad; y aprender a comer del mismo modo que comen quienes son “inmunes a la epidemia”: los lactantes, los flacos consuetudinarios y los ex gordos no dietantes.

Deberíamos dejar de comer de manera civilizada, como aprendimos de nuestros padres: sin hambre y hasta la plenitud y en horarios prefijados. Deberíamos aprender a “obedecer” a nuestro reloj interno y a guiar nuestra conducta por medio de la satisfacción de nuestras necesidades viscerales en vez de someternos a las pautas culturales.

El manejo del hambre y la saciedad como forma de restablecer la alimentación a sus “cauces originales” para restablecer el peso, ya fue propuesto por Munter y Hirshmann en los 60 como “alimentación a demanda”; sólo que hasta ahora no hemos prestado suficiente atención…

SEGUNDO:
Nutrición ortomolecular
Para evitar los alimentos refinados, deberíamos “retornar” a los alimentos naturales e integrales. Pero se requiere un periodo de “desintoxicación” para dejar de apetecerlos compulsivamente; porque los refinados son adictivos. Y en los casos en que fuera necesario, deberíamos suplementar la dieta con micronutrientes.

El uso de alimentos naturales como fuente accesible y confiable de macro y micro nutrientes, asociado a evitar el uso de refinados (con el objeto de prevenir la mayoría de las enfermedades de la civilización) ya fue propuesto por Linus Pauling; sólo que hasta ahora tampoco le habíamos prestado suficiente atención.

Alimentación Fisiológica combina el método de alimentación a demanda con los conceptos de nutrición molecular en un programa de reeducación alimentaria.

Alimentación Fisiológica enseña a “comer como comen los flacos”. El método se basa en copiar las estrategias de los individuos exitosos.

La estructura del programa es similar a la de los programas que se usan para en tratamiento de otras adicciones.

El programa resume en 10 claves, los denominadores comunes de la conducta alimentaria de los individuos que son inmunes a la epidemia de sobrepeso y obesidad (lactantes, flacos consuetudinarios y ex obesos no dietantes).

Es un método sistematizado y comunicable, que enseña las bases del adelgazamiento estable.

Cualquier persona que estudie este programa puede: aprenderlo, practicarlo y enseñarlo; de manera que este conocimiento -si se difunde- podría funcionar como un verdadero antídoto, como una vacuna contra la epidemia…

En resumen:
¿Que comer?
Sólo alimentos naturales… en vez de refinados e industrializados.

¿Cuándo comer?
Sólo en respuesta al hambre estomacal… en vez de hacerlo por horario fijo y sin relación con el hambre.

¿Cuánto comer?
Sólo hasta alcanzar la saciedad…en vez de hacerlo hasta la plenitud.

Algunas dificultades:
Si la gente comiera mejor, no se enfermaría, no engordaría y viviría más años; y si estos conceptos se divulgaran en forma masiva…sería muy bueno para la población aunque algunos sectores verían afectados temporariamente sus intereses comerciales.

Pero, tratar de cambiar los hábitos alimentarios de las personas es un desafío épico…

Los refinados son ricos, baratos y abundantes y la gente los apetece compulsivamente porque son adictivos… y los adoran…

La alimentación civilizada organiza nuestros horarios de comidas y además se basa en gratificar el paladar y los sentidos. 4. Eso nos parece magnífico…

En un extremo está la comida chatarra y en otro la comida gourmet; por lo que resulta bastante complicado ir contra la corriente… enarbolando la bandera de la “alimentación saludable”

El concepto de la Alimentación Fisiológica: Todos nacemos sabiendo comer de manera fisiológica: sólo por hambre, sólo alimentos naturales y sólo hasta la saciedad; una habilidad innata que se anula precozmente por las modalidades civilizadas de comer (excesos y dietas); pero sobre todo por las conductas adictivas y los efectos tóxicos que producen los alimentos artificiales (refinados, industrializados y elaborados) que nos imponen desde la infancia.

Nos enseñan a comer al revés, de manera civilizada: sin relación con el hambre, cualquier tipo de alimentos y hasta la plenitud. Lamentablemente, esa forma de alimentación: nos engorda, nos predispone a enfermar y reduce significativamente nuestra expectativa de vida. Muchos tratan de cuidar su salud y su silueta haciendo dietas y ejercicio; pero muy pocos consiguen el adelgazamiento estable. Otros adoptan los alimentos naturales para cuidar su salud pero recaen recurrentemente en los alimentos artificiales, porque son adictivos.

Alimentación Fisiológica es un programa médico de reeducación alimentaria que sistematiza las claves del adelgazamiento estable, enseña a dominar el difícil arte de la frugalidad y a preferir los alimentos naturales -para adelgazar y mantenerse- y así: prevenir numerosas enfermedades, verse bien y aumentar significativamente la expectativa de vida.

Comentarios:
“Que tu alimento sea tu medicamento”

Hipócrates 400 A.C. fue el pionero en considerar a los alimentos como medicamentos. “que tu alimento sea tu medicina” sentenciaba…

Feuerbach Siglo XIX, decía: “somos lo que comemos”…

Linus Pauling en los 60 tradujo el mismo concepto a lenguaje molecular: “debemos ingerir alimentos cuyas moléculas sean bioquímicamente compatibles con las de nuestras células y evitar las moléculas que las dañan… (en expresa referencia a los refinados como por ejemplo la glucosa) 

La nutrigenética y la nutrigenómica, (Siglo XXI) nos permiten utilizar los alimentos como medicamentos… con base en estudios del genoma humano: “lo que comemos modifica la expresión de nuestros genes”

La Alimentación Funcional define, estudia e identifica los denominados componentes bioactivos (contenidos en los alimentos naturales e integrales) y les da el “rango de medicamentos” determinando (cada día con más precisión) sus efectos benéficos para la salud y sus aplicaciones clínicas.

Hoy podemos afirmar sin lugar a dudas que tu alimento es tu medicamento…

En un futuro no lejano los profesionales de la salud podremos poner en práctica el precepto Hipocrático y dar recomendaciones nutricionales (sobre sólidas bases científicas) tanto para de prevenir como para complementar el tratamiento de un sinnúmero de afecciones.

Los alimentos naturales e integrales son medicamentos poderosos; pero carecen de patrocinadores… porque ni ellos ni sus componentes bioactivos pueden ser patentados.

En el futuro, la prescripción nutricional será una parte importante de las indicaciones médicas para una gran variedad de afecciones…

Conclusiones:
Ya hemos identificado las causas de la epidemia.

Ya hemos desarrollado un programa de reeducación alimentaria con el que se puede conseguir el adelgazamiento estable; que hasta hoy era una utopia.

Ya hay varios grupos trabajando con este programa e instructores entrenados para enseñarlo.

Solo resta comunicarlo a más personas; para sacarlas de las garras de la epidemia, ya sea en forma individual o colectiva, aunque la manera más efectiva para hacerlo –al menos en nuestra experiencia- es la capacitación en pequeños grupos terapéuticos.

El programa funciona como una vacuna conductual pues enseña a copiar el comportamiento alimentario de los individuos que son inmunes a la epidemia.

Pequeños cambios: en nuestras creencias sobre la alimentación y las dietas, en las actitudes que adoptamos frente a la comida, en el diseño del entorno inmediato, en el tipo de alimentos que consumimos … y en la forma de conducirnos en grupo … pueden producir grandes cambios en la conducta alimentaria, el metabolismo y el peso.

Estimados amigos y colegas:
La hipótesis de que el sobrepeso y la obesidad son afecciones carenciales es osada y revolucionaria. Aunque por el momento no podemos comprobarla; es mucho más dificil desmentirla…

Seguramente esta hipótesis será objeto de opiniones y de críticas; y espero que además sea objeto de nuevas corrientes de investigación que puedan demostrarla o desmentirla.

La damos a conocer esta hipótesis por medio de la comunicación digital, para presentarla a la comunidad científica y a la población en general.

Dr. Luis Sananes
Conclusiones del 1º Congreso Internacional Multidisciplinario sobre Avances en Nutrición Ortomolecular realizado los días 23, 24 y 25 de Abril de 2010 en Mendoza, Argentina.

Lema del Congreso: Nutrición de avanzada. Propuestas para enfrentar la epidemia de sobrepeso y obesidad.

Objetivos alcanzados durante el congreso:
Congregamos un grupo selecto de profesionales vinculados a la nutrición: médicos, nutricionistas, psicólogos, sociólogos, biólogos, ingenieros en alimentos, industriales, docentes, investigadores y científicos de varios países y de todas las ramas del conocimiento; para fomentar la cooperación, el intercambio de conocimientos y la amistad.

Evaluamos en forma multidisciplinaria las mejores estrategias nutricionales disponibles en la actualidad y sobre todo las nuevas tendencias en nutrición molecular, que pueden ser aplicables para mejorar la calidad de la nutrición humana, prevenir y tratar el sobrepeso y la obesidad, mejorar la estética y prevenir -en gran medida- las enfermedades producidas o agravadas por el uso indiscriminado de alimentos refinados, industrializados y elaborados (carentes de micronutrientes) que han inundado el mercado de consumo, suplantando casi por completo a los alimentos naturales.

Formulamos una “declaración conjunta de conclusiones” de alto valor científico y académico que resulta accesible al público en general; y que incluye recomendaciones de orden práctico aplicables en la vida urbana moderna.

Revalorizar los alimentos naturales e integrales como fuente accesible y confiable de macro y micro nutrientes de alta calidad, a la luz de los nuevos conocimientos sobre los alimentos a nivel molecular; haciendo hincapié en los denominados “alimentos funcionales, sustancias bioactivas y fitonutrientes”, contenidos en los alimentos de origen natural.

Fomentar el uso de los alimentos naturales e integrales (no refinados) en concordancia con los principios de nutrición saludable enunciados por Linus Pauling, el 2 veces premio Nóbel, padre de la química moderna y de la medicina molecular; creador de los principios fundamentales de la Nutrición Molecular.

Prevenir a los profesionales y a la población sobre los efectos indeseables y a veces nocivos producidos por el uso habitual, excesivo e indiscriminado de: alimentos refinados, industrializados y elaborados (pro-inflamatorios); y de diversas sustancias químicas (agroquímicos, pesticidas, fertilizantes, etc.) que a veces son utilizados sin reparo por las industrias de alimentos; y desalentar su utilización cuando son aplicados en forma masiva, innecesaria o irresponsable.

Enunciar recomendaciones para el uso racional de: alimentos funcionales, suplementos nutricionales, vitaminas, minerales, oligoelementos, fitonutrientes y de los productos que los contienen; a fin de contrarrestar con ellos el déficit de micronutrientes de la dieta moderna.

Promover la reconversión paulatina de las industrias de alimentos y de las empresas de gastronomía hacia la producción, elaboración y comercialización de alimentos naturales e integrales de alta calidad nutritiva, en la medida de lo posible orgánicos y en la medida de lo posible exentos de componentes refinados.

Promover la producción de alimentos de la mejor calidad biológica posible (incluyendo los “orgánicos”) y en la medida de lo posible exentos de residuos de pesticidas, fertilizantes y sustancias químicas que puedan ser potencialmente dañinas para la salud humana.

Poner de relieve las técnicas nutrimentales más avanzadas y más efectivas para combatir la epidemia global de sobrepeso y obesidad (que nos afecta a todos); a fin de reducir con ellas la creciente incidencia de enfermedades (metabólicas, cardiovasculares, neoplásicas, inmunológicas y crónico degenerativas) producidas o agravadas por el uso indiscriminado de alimentos refinados e industrializados y por el creciente estilo de vida civilizado.

Poner al alcance de los profesionales y de la población, información sobre las mejores estrategias nutricionales conocidas, para que cada individuo (con la ayuda de su médico de cabecera y el asesoramiento nutricional y psicológico adecuados) pueda alcanzar a través de una alimentación saludable el mejor estado posible de salud, belleza y longevidad; para si mismo y para los componentes de su grupo de pertenencia.

Comunicar la presente “declaración conjunta de conclusiones” del Congreso; denominada “CARTA DE MENDOZA” a todas las autoridades que puedan tener interés en conocerlas y divulgarlas para beneficio de toda la población mundial (por ejemplo: Ministerios de Salud, Universidades, Asociaciones profesionales de cada uno de los países representados en el Congreso, al igual que a entidades internacionales como por ejemplo: OMS, OPS y otras Instituciones Científicas) tarea que se encomienda a los Miembros del Comité Científico y a los Relatores y Conferencistas participantes.

“Por una nutrición óptima para todos”.

Comisión Organizadora del 1º Congreso Internacional Multidisciplinario sobre Avances en Nutrición Ortomolecular
Mendoza 23 y 24 de Abril de 2010

I CONGRESO MUNDIAL DE NUTRICION ORTOMOLECULAR

I CONGRESO MUNDIAL DE NUTRICION ORTOMOLECULAR

II CONGRESO MUNDIAL DE NUTRICION ORTOMOLECULAR

II CONGRESO MUNDIAL DE NUTRICION ORTOMOLECULAR